Back
ENLACES RELEVANTES
  • Informe técnico: Gráficos de alta precisión

    Con la aparición de la última generación de procesadores gráficos (GPU) de NVIDIA®, el procesador GeForce™ FX, ya podemos conseguir los mismos niveles de precisión que la industria cinematográfica actual.

Gráficos de alta precisión

 
 

Los adictos a los juegos están sedientos de experiencias cada vez más reales; quieren vivir la acción como si estuviesen inmersos en el mismo epicentro. Únicamente la GPU GeForce FX de NVIDIA® supera el consabido discurso de los polígonos y mejora la calidad de cada píxel, convirtiéndose así una poderosa arma que deja fuera de juego a sus más fieros competidores. Al combinar la amplia gama de contrastes de las modernas películas de animación 3D con la precisión de 128 bits que utilizan los estudios cinematográficos, GeForce FX te proporciona las imágenes cinematográficas más intensas que puedas experimentar. Todo ello con la velocidad y calidad de reproducción que cabe esperar de NVIDIA.

Y cuando decimos “cinematográficos”, no nos referimos a esos subproductos de Hollywood realizados de mala manera en formato vídeo, sino a personajes 3D perfectamente caracterizados que cobran vida en tiempo real por obra y magia de los mejores creadores de juegos interactivos del mundo. No es coincidencia que GeForce sea su plataforma preferida y, cuando hayas visto la nueva GPU de NVIDIA en acción, no te conformarás con menos.



1

2

3

4

5

24
- Bits de color -
El mundo real está repleto de contrastes de luz, sombras y colores, desde el blanco más brillante hasta el negro más profundo. Para que un juego refleje un entorno 3D de forma convincente, necesita simular este rango aparentemente infinito en un espacio finito. Con cada nuevo “bit” de información sobre la luz o el color de un juego, la calidad y precisión de la imagen resultante crecen exponencialmente. El color de 32 bits sólo proporciona 256 opciones a los canales de rojo, verde, azul y alfa, mientras que el color de 128 bits proporciona al desarrollador literalmente millones de alternativas por cada canal. Para imágenes cinematográficas de alta calidad, simplemente no hay posible sustituto. GeForce FX proporciona este extraordinario nivel de precisión en tiempo real.

Cada píxel trazado en la pantalla es objeto de numerosos cálculos matemáticos para determinar su color y brillo. Otros chips no logran mantener el nivel de precisión de 128 bits durante todo el canal de gráficos y, como resultado, se producen errores de “redondeo” que pueden derivar en valores positivos, cuando lo correcto serían valores negativos, o en cero, cuando el número resultante debería ser una fracción muy pequeña. Todos estos errores se van acumulando de forma que, cuando la imagen aparece en pantalla tras multitud de operaciones, no sólo no es convincente, sino que resulta decepcionante.

Elder Scrolls III: Morrowind
cortesía de Bethesda Softworks, Inc.
Es decir, la falta de precisión es lo que origina imágenes sin brillo incluso en los juegos creados con la máxima profesionalidad. Toda la sobrecogedora belleza del Gran Cañón se pierde si se admira a través de una gafas de sol sucias y ralladas; los mejores juegos sufren un destino similar cuando pasan por un hardware que tolera errores en sus operaciones más básicas. Sin datos suficientes, los mapas de rugosidad, creados para aportar mayor realismo a las superficies de los objetos 3D, generan patrones moiré que destruyen el efecto. Igualmente, las ondulaciones del agua, que deberían reflejar y refractar el entorno de la escena, generan molestos efectos visuales. Con GeForce FX, no hay necesidad de tolerar semejantes imperfecciones.

p.2... >>



 
 
 
 
FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterest